1. Apertura de convocatoria. La Escuela de Gobierno Alberto Lleras Camargo abre una convocatoria para participar como estudiante en el curso “Consultoría en Política Pública” durante el semestre 2021-10 a cargo del profesor Juan David Gutiérrez. El curso tendrá 3 créditos (vale como Electiva o CLE del pregrado) y una intensidad de 3 horas a la semana (lunes de 8:00 am a 10:45 am).

2. La materia. La consultoría en política pública, llamada por algunos “el servicio público invisible”, consiste en la prestación de servicios relacionados con los procesos de política pública por parte de personas o empresas consultoras del sector privado. Los servicios de consultoría incluyen actividades de diseño, análisis, comunicación y evaluación de política pública y de asesoría en materia de gestión pública. En los últimos años, el volumen de consultorías contratadas por los gobiernos ha crecido en Colombia y en otros países. Además, los consultores también son contratados para asesorar a organizaciones no gubernamentales, asociaciones gremiales y empresas con interés en asuntos de política pública. Los consultores en política pública reúnen, por lo general, con cuatro características: i) son expertos en alguna materia y/ procedimiento asociado a las políticas públicas; ii) son externos, no hacen parte del gobierno ni son funcionarios públicos; iii) sus encargos y proyectos son relativamente temporales, su vinculación no es indefinida; y, iv) pueden tener acceso directo a tomadores de decisiones clave en los procesos de política pública.

3. Objetivo del curso. El objetivo principal de este curso es el desarrollo de competencias que son requeridas para realizar consultoría en política pública. El curso también ofrecerá una perspectiva crítica sobre el rol de los consultores y las implicaciones (positivas y negativas) de su incidencia en el funcionamiento de los gobiernos y en la democracia. 

4. Herramientas. Las herramientas que se desarrollarán en el curso incluyen, entre otras, las siguientes: análisis de política pública, análisis de riesgo político, análisis de mercados, mapeo y análisis de actores clave, mapeo de procesos, diseño de servicios centrados en el usuario, prospectiva (ej. planeación por escenarios), y estrategias de comunicación efectiva y asertiva.

5. Estrategia pedagógica. El curso desarrolla una estrategia de aprendizaje experiencial, concretamente a través del método de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP). El ABP se centra en la implementación de actividades en las que los estudiantes tienen un rol activo y que permiten una aproximación práctica a los conceptos en un ambiente colaborativo. Lo que distingue el ABP de otras estrategias pedagógicas de aprendizaje basado en problemas es que en el ABP los estudiantes abordan problemas reales y su trabajo está orientado hacia la finalización de un producto. Durante el semestre los estudiantes trabajarán activamente como equipo, con la supervisión y guía del profesor, en la realización de proyectos de consultoría para una organización pública centrada en formular, implementar y evaluar políticas de cultura ciudadana (con énfasis en cultura ambiental). Si bien la estructura básica del curso y los conceptos clave que deben abordarse están previamente definidos, habrá espacio para la co-creación tripartita (cliente, estudiantes y profesor) de los asuntos, metodologías y entregables que harán parte del mismo. Además, a lo largo del curso se invitarán a profesionales para que interactúen con los estudiantes y compartan su experiencia relacionada con la consultoría en política pública. 

6. Biografía del profesor. Juan David Gutiérrez es PhD en Política Pública de la Escuela de Gobierno de la U de Oxford. Obtuvo una Maestría en Derecho y Economía (LLM) conjuntamente otorgada por las U. de Bolonia y la U. Erasmus Rotterdam y recibió una Maestría en Políticas Públicas en América Latina de la U. de Oxford. Es abogado de la U. Javeriana. Tiene más de 15 años de experiencia como consultor en asuntos legales y de política pública. Ha asesorado a gobiernos de América Latina y el Caribe, organizaciones de la sociedad civil, asociaciones gremiales y empresas. Fue asesor del Ministro de Justicia y Director de Justicia Formal del Ministerio de Justicia de Colombia. Portafolio académico acá.

7. Requisitos.

  • Estudiante activo de pregrado en Gobierno y Asuntos Públicos.
  • Haber cursado la materia de análisis de políticas públicas.
  • Interés en la consultoría aplicada en asuntos públicos.
  • Disposición e interés de trabajar en equipo.

8. Compromisos del estudiante.

  • Asistir a la clase salvo casos de fuerza mayor.
  • Realizar trabajo independiente por fuera de clase, de acuerdo con las necesidades de del proyecto. 
  • Estar dispuesto a aprender y desarrollar diversas actividades que le apunten al éxito de los proyectos con el cliente real. 

9. ¿Cómo Aplicar? Las personas que estén interesadas deben enviar la siguiente documentación a Andrés Rojas (fyomayuz@uniandes.edu.co) con copia al profesor Juan David Gutiérrez (juagutie@uniandes.edu.co).

  1. Hoja de vida actualizada. 
  2. Una carta de motivación en la cual indique por qué quiere estudiar el curso y cómo su perfil le aportaría al mismo. La extensión máxima de la carta de motivación es de 1,000 palabras. En la carta, el estudiante debe indicar expresamente si ya aprobó la asignatura de Análisis de Políticas Públicas.

Esta información debe ser suministrada hasta el viernes 22 enero de 2021.

10. Selección. El cupo máximo para el curso son 5 estudiantes. El profesor anunciará la decisión de selección antes del 25 de enero de 2021.

***

Hacer un doctorado es una expedición prolongada, compleja y algunas veces solitaria. Si bien el proceso casi siempre es gratificante e interesante, también puede ser muy estresante. El objetivo final de un estudiante de doctorado es convertirse en un investigador independiente, con la capacidad de conducir una investigación rigurosa que contribuya a entender fenómenos sociales o naturales pertinentes. El proyecto de tesis es un medio para este fin, y no el único objetivo del programa de doctorado. Sin embargo, el PhD termina efectivamente con una defensa exitosa de la tesis ante un panel de expertos. Después de todo, como muchos estudiantes de doctorado escuchan de sus supervisores, “la mejor tesis es la tesis terminada”.

Una estatua de Miguel de Cervantes en Toledo, España. Imagen del autor.

El 18 de diciembre de 2018 defendí exitosamente mi tesis doctorado, día que – confieso – por momentos pensé que nunca llegaría. Pero, finalmente crucé la línea de “tesis finalizada y aprobada” después de cuatro años de haber iniciado el proyecto de doctorado. Durante este tiempo, enfrenté muchas de las dificultades comunes que un estudiante de doctorado puede encontrar: la ansiedad acerca del futuro, la inflexibilidad financiera e incluso problemas de salud. Escribí estas líneas para compartir con los actuales o potenciales estudiantes de PhD mis pensamientos acerca de las trampas que uno tiene que enfrentar para llegar al otro lado. 

Los estudiantes de doctorado tienen que superar una serie de desafíos a lo largo del camino. Algunas de estas dificultades están directamente relacionadas con su investigación. Otras tienen que ver con la endogeneidad y la espuriedad al probar la asociación entre dos variables, o encontrar patrones en la evidencia cualitativa (entrevistas, archivos, observaciones directas, etc.). Superar estos desafíos requiere desarrollar habilidades de investigación, diligencia, paciencia y una buena guía u orientación por parte de los supervisores. Fortalecer esas habilidades básicas es el principal objetivo de un doctorado y representan la prueba real que los estudiantes deben superar.

Sin embargo, hay otros retos que pueden aparecer en el camino y que no están directamente relacionados con la investigación y que incluso pueden ser más difíciles de enfrentar. Llevar a cabo un proyecto de largo plazo requiere ser escéptico sobre la evidencia y evitar dar las cosas por sentado, lo que puede terminar generando ansiedad e inseguridad a nivel personal. Por ejemplo, un problema muy conocido, que muchos estudiantes doctorales enfrentan en su día a día y común también para personas que inician proyectos en ambientes competitivos, es el llamado “síndrome del impostor”. El síndrome hace sentir a personas competentes y capaces que ellos son un fraude, generando sentimientos y conductas que inhiben el progreso en el trabajo.

Durante el PhD uno podría creer que no hay problemas (“yo no soy suficientemente bueno”) que en últimas solo son el producto de la propia imaginación. Estos desafíos que son ilusorios, pues no existen en lugar distinto a la propia mente del estudiante, pueden convertirse en serios problemas cuando no se lidia con estos apropiadamente y pueden terminar en situaciones de auto sabotaje.

¿Cómo superar estas trampas ilusorias? Entre en escena, Don Quijote. En la novela escrita por Miguel de Cervantes, el personaje de Don Quijote es descrito como un hombre que sueña con ser un caballero que traiga la justicia al mundo, mientras se adentra en una seria de aventuras engañosas. Don Quijote suele atribuir sus problemas a factores externos, como magos y demonios, en lugar de enfrentar la realidad. Un personaje menos conocido en la novela es Sansón Carrasco, un bachiller de la Universidad de Salamanca que trata de lograr que Don Quijote recupere el sentido y, eventualmente, lo hace al final de la novela de una manera contundente.

Imitando al bachiller Carrasco daré cinco consejos para ayudar a otros a desenmascarar a Don Quijote como yo lo hice en mi propia condición de Don Quijote versión PhD.

1. Mantener expectativas realistas.

Don Quijote comenzó sus viajes con expectativas poco realistas. El soñaba con castillos, princesas y grandes hazañas. A veces los estudiantes empiezan su trabajo con grandes expectativas acerca de sus tesis, soñando con un premio Nobel o con una contribución titánica a la literatura existente. El consejo de Carrasco es: el trabajo de doctorado requiere cumplir con ciertos estándares de calidad, pero ésta probablemente no será la mejor pieza de trabajo que usted pueda completar. Después de todo, un estudiante es un aprendiz no un experto en investigación. Por lo tanto, es sensato establecer desde el principio expectativas más aterrizadas acerca de lo que puede lograr con su PhD. 

2. Identifique las prioridades reales y concéntrese en ellas.

Don Quijote confundía modestas posadas con castillos, molinos de viento con gigantes y marionetas con ejércitos extranjeros. El consejo de Carrasco: durante el camino del PhD es muy importante identificar cuál es el verdadero problema, cuáles son las prioridades en cada etapa y evitar confundir las tribulaciones y dificultades normales de un doctorado con un callejón sin salida. Enfocarse en los problemas reales vinculados con la investigación y evitar los problemas ilusorios le ayudará a avanzar en el trabajo.

3. Planee con antelación y consiga las herramientas que usted necesita.

Don Quijote algunas veces intentó conseguir logros atléticos. Sin embargo, él nunca los alcanzó porque él simplemente no era apto o estaba mal equipado para lograrlo. Él no entrenaba para ser suficientemente fuerte o rápido y, en cambio, tenía una sensación de derecho o privilegio (entitlement) que le impedía prepararse apropiadamente. El consejo de Carrasco: hay numerosas oportunidades para conseguir el entrenamiento o la capacitación apropiada, solo es cuestión de aprovecharlas. Su departamento o facultad seguramente ofrecerá cursos pertinentes para aprender métodos y herramientas de investigación, pero es importante buscar más allá de estos. Vale la pena explorar en otros departamentos o facultades e incluso visitar otras universidades durante el verano para adquirir un conocimiento especializado. Además, hay buenos cursos en línea y algunos de ellos son gratis. 

4Asegúrese de tener la compañía apropiada.

Don Quijote estaba acompañado por una persona poco inteligente e interesada en sí misma, su escudero Sancho Panza. Sancho le “sigue la cuerda” con codicia y esperando su recompensa personal. El consejo de Carrasco: asegúrese de que usted tiene buenos compañeros de viaje para la expedición del doctorado. Además de sus supervisores, hay otras personas que le pueden ofrecer consejos razonables que le serán muy útiles. Sus colegas del PhD enfrentarán situaciones similares y podrían compartirle sus propias experiencias. El solo hecho de saber que sus compañeros que deben lidiar con problemas similares podría ayudarle a entender y normalizar sus tribulaciones. En mi caso, por ejemplo, encontré que tener amigos que no eran parte de la academia me ayudaba a mantenerme firme y a entender los acontecimientos de la vida en su debida proporción. 

5. Romper el silencio para exponer los desafíos auto-creados.

Una vez Don Quijote se encontró con leones reales y exigió al carretero encargado de transportarlos que abriera las jaulas para poder demostrar lo valiente que era. Nadie le estaba pidiendo que probara su valía o coraje, pero él se metió a sí mismo en problemas. El consejo de Carrasco: los desafíos creados por uno mismo son comunes entre los estudiantes de doctorado. Un ejemplo de esta situación es el “síndrome del impostor”. ¿Cómo superarlo? Hay múltiples estrategias para dejar de sufrir este síndrome. Una que me fue particularmente útil fue hablar con otros acerca de mis sentimientos. Si no puede librarse de estos sentimientos por sí mismo, no lo piense dos veces: busque apoyo.

Empecé a escribir este post un año antes de presentar mi tesis. Era un medio para tomar conciencia del tipo de dificultades que estaba enfrentando. También era una manera de lidiar con mis inseguridades y de usarlas constructivamente. No pienso que la experiencia del doctorado sea un camino de rosas. Pero, si el camino del PhD es duro en sí mismo, uno no debería hacerlo más difícil.

Una de las lecciones que yo aprendí de mi doctorado es que uno debería tratar de reconocer y evitar las trampas ilusorias y centrarse en los desafíos reales que aparecen en el camino. En mi caso, fue posible ver la luz al final del túnel gracias al apoyo de muchas personas, incluyendo a mis supervisores, colegas, personal administrativo, amigos y mi esposa. ¡A todos ellos, gracias por ayudarme a desenmascarar a Don Quijote!

Actuando como Don Quijote en Toledo, España.

Libros:

Dunleavy, P. (2003). Authoring a PhD : how to plan, draft, write, and finish a doctoral thesis or dissertation. Basingstoke: Palgrave Macmillan.

González-García, J., León-Mejía, A., & Peñalba-Sotorrío, M. (2019). Cómo preparar y aprovechar el doctorado. Madrid: Editorial Síntesis 

Phillips, E., & Pugh, D. S. (2000). How to get a PhD: A handbook for students and their supervisors (Third edition). Buckingham: Open University Press. 

Blogs:

The Thesis Whisperer.

Blog de Raul Pacheco.

Blog de una Doctoranda

Otros:

Azuma, R. (2019). So long and thanks por the PhD!


Nota: Este artículo fue publicado originalmente en inglés en el blog de la Escuela de Gobierno de la U. de Oxford el 10 de octubre de 2018 y en castellano en el blog Foro GPP el 3 de agosto de 2019. Agradezco a Sarah M. Muñoz Cadena por su asistencia en la traducción del texto en inglés al castellano.

En el 2015 realicé tres meses de trabajo de campo en Colombia para mi tesis de doctorado en política pública. Durante estos tres meses realicé 72 entrevistas semi-estructuradas con una serie de actores relacionados con el gobierno y la administración de los recursos naturales en el país. La lista incluía funcionarios públicos, políticos, periodistas, académicos, miembros de empresas extractivas y ONGs. Los objetivos de mi trabajo eran tres: 1) mapear los actores que influencian el proceso de toma de decisiones con respecto a la inversión de las rentas de recursos naturales por los gobiernos locales, 2) identificar las reglas formales e informales que operan en este proceso y 3) explorar los conductores/impulsores de las decisiones de inversión pública.

Esa fue la primera vez que realicé este tipo de trabajo a un nivel de doctorado y quería aprovechar al máximo mí tiempo en terreno. Diferentes cursos en la U. Oxford y algunos textos guiaron mi trabajo preparatorio. Sin embargo, después de estar en campo, tengo que confesar que fueron los testimonios de mis colegas en la universidad los que más me ayudaron para organizar mi proyecto. Esta es la razón por la cual he decidido compartirles mi experiencia en el trabajo de campo.

 A continuación, encontrarán diez ideas acerca del proceso de preparación, desarrollo y procesamiento de las entrevistas. Cabe aclarar que no existe una receta única o correcta para organizar el trabajo de campo. El tema y las preguntas de investigación, el tipo de entrevistados y el contexto donde el trabajo de campo se desarrollará, afectarán la forma como usted debe prepararse y la manera como implementará su investigación. Además, aunque estos temas son pertinentes para la mayoría de investigadores en ciencias sociales, tal vez mi contribución será particularmente relevante para aquellos que están investigando temas relacionados con políticas.

Preparación para el trabajo de campo

  • Implicaciones éticas. El compromiso ético no solo es un proceso burocrático, sino que es un paso que debería tomarse en cuenta seriamente. En el marco de una investigación en política pública, es posible que desee preguntarle a su entrevistado acerca de temas que involucran cuestiones políticas sensibles, e incluso podría obtener respuestas sobre actividades delictivas (de terceras personas o auto-incriminatorias). Por lo tanto, usted realmente debe pensar en las implicaciones éticas de su investigación. Por ejemplo, ¿cómo asegurar la confidencialidad y el anonimato? ¿Cuál es su estrategia para obtener el consentimiento? Ante todo, su investigación debería priorizar el bienestar y la seguridad de los entrevistados.
  • Redes y acceso. Antes de solicitar una cita a un posible entrevistado, podría ser útil conocer un poco acerca de él o ella. Es frecuente que si usted se contacta con el entrevistado a través de otra persona que los presenta la entrevista puede fluir mejor. Un colega que investiga la política de la trata de personas me contaba que gastaba más tiempo construyendo conexiones, antes de contactar formalmente a los entrevistados, para mejorar su acceso, particularmente cuando hay que tratar con funcionarios públicos o con políticos.
  • Borrador del borrador del borrador. Realice modelos de borrador de emails que usted usaría, por ejemplo, para solicitar una entrevista o simplemente para presentarse a usted mismo o a su investigación. Créame, esto le ahorrará tiempo.

Durante las entrevistas

  • Paciencia. Llegue un poco antes de la hora acordada para la entrevista. Algunas veces usted podría hablar con la persona antes del momento acordado y eso significa ganar tiempo valioso. Lleve un libro por si acaso: los funcionarios públicos y los políticos tienden a posponer o cancelar citas. Las horas de espera en el transporte público o para una entrevista son muy comunes, tener algo que hacer mientras tanto le ayuda a lidiar con la situación.
  • Rompiendo el hielo y subiendo el calor. Trate de comenzar con un tema que le haga sentirse cómodo a su entrevistado, incluso si esto no está relacionado con su investigación. También, puede ser de ayuda empezar por preguntar al entrevistado quien es y qué es lo que hace, aun cuando usted conoce previamente sus antecedentes. Por ejemplo, a los políticos les gusta hablar acerca de ellos mismos.
  • Algunos puntos importantes. Independientemente de su tema, encuentre algunas preguntas silver bullet o “bala de plata” en su repertorio. Por ejemplo: cuando el entrevistado hace una declaración clave pero no está claro por qué lo sabe, ¡pregunte por qué! No te olvide preguntar una cuestión de ética esencial: ¿puedo citarlo y cómo puedo citarlo? Termine la entrevista preguntando por otras personas para contactar o por cualquier otra cosa que les gustaría agregar. En algunas entrevistas, esta última pregunta fue clave para obtener información que no habría obtenido de otro modo.
  • Haciendo el procesamiento. Independientemente de si usted está transcribiendo las entrevistas o simplemente tomando notas de los puntos más importantes, es importante comenzar con el procesamiento de datos desde el día uno. Si usted no tiene una grabación de audio, escriba de inmediato sus notas sobre las entrevistas, no deje pasar demasiado tiempo. Si usted demora la transcripción se va a acumular de trabajo y, probablemente, se va a olvidar de cosas importantes que no anotó durante la entrevista.
  • No se trata solo de hacer entrevistas. ¡No subestime el trabajo administrativo que se requiere para conducir las entrevistas! La investigación del contexto, de los antecedentes de sus entrevistados, organizar la agenda día a día, contactar personas… incluso moverse por la ciudad o entre reuniones puede tomarle varias horas al día. 

Volviendo del campo

  • Decantando su experiencia. Hablar con otros colegas acerca de su experiencia puede ayudarle a hacerlo mejor la próxima vez (como yo lo estoy haciendo ahora). Es bueno saber que hay otros lidiando con las mismas dificultades y hay que aprender cómo otros enfrentan los retos en el trabajo de campo.
  • Cepillado y enjuague. Darle sentido a los datos es probablemente el desafío más importante que he encontrado. Algunas veces me encuentro en la etapa donde estoy procesando los datos para distinguir entre la información, las percepciones y los patrones que son pertinentes para mi investigación de aquellos que tienen otro tipo de pertinencia. Por ejemplo, algunas anécdotas de mi trabajo de campo serían geniales para romper el hielo en una reunión social e incluso en una presentación académica, pero estas no son el foco central de mi investigación.

Para finalizar, tengo tres mensajes extras que son un poco más personales, pero que creo podrían ser particularmente interesantes cuando alguien salta a su primera experiencia de trabajo de campo. Primero, conocer a muchas nuevas personas en tan poco tiempo es una gran experiencia. ¡Aproveche y conozca gente nueva! Segundo, la humildad, no la falsa modestia, debería guiar la misión de aprendizaje de los entrevistadores. Tercero, a veces se nos olvida lo más obvio: en una entrevista es fundamental escuchar. Solo en la medida en que ponga toda su atención a escuchar aquello que le están diciendo podrá recabar más información. No en vano la naturaleza nos provee de dos oídos y una sola boca.

Literatura sugerida acerca de cómo conducir entrevistas:

Alvarez-Gayou, J. (2003). Cómo hacer investigación cualitativa: Fundamentos y Metodología. México: Paidós.

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C., & Baptista Lucio, P. (2010). Metodología de la investigación (5a. ed.). México: McGraw-Hill.

Guber, R. (2001). La etnografía: Método, campo y reflexividad (Enciclopedia latinoamericana de sociocultura y comunicación, 11). Bogotá: Grupo Editorial Norma.

Leech, B. L. (2002). Asking Questions: Techniques for Semistructured Interviews. PS: Political Science and Politics, 35(4), 665–668.

Mosley, L. (2013). Interview research in political science. Ithaca: Cornell University Press.

El blog del profesor Raul Pacheco-Vega tiene una entrada con apuntes de lectura del libro editado por Mosley.

Rathbun, B. C. (2008). Interviewing and Qualitative Field Methods: Pragmatism and Practicalities. En J. M. Box-Steffensmeier, H. E. Brady, & D. Collier (Eds.), The Oxford Handbook of Political Methodology.

Strauss, A., Corbin, J., & Zimmerman, E. (2002). Bases de la investigación cualitativa: Técnicas y procedimientos para desarrollar la teoría fundamentada (Contus). Medellín (Colombia): Universidad de Antioquia.


Nota: Este artículo fue publicado originalmente en inglés en noviembre de 2015 en el blog de la Escuela de Gobierno de la U. de Oxford y posteriormente en castellano julio de 2019 en el blog Foro GPP. Agradezco a Sarah M. Muñoz Cadena por asistirme en la traducción del texto de inglés a castellano.

“La mayoría de lo que sé sobre escribir lo he ido aprendido corriendo cada mañana”, escribió Haruki Murakami en su libro best seller de 2007 What I talk about when I talk about runing. No puedo ser tan asertivo como este escritor japonés contemporáneo, pero correr ha influido significativamente en mi vida y durante mi doctorado en la Universidad de Oxford. Para mí, correr no es solo una cuestión de bienestar físico y mental, correr es también un recurso constante de ideas, como por ejemplo escribir esta pieza.

Empecé el programa de doctorado en política pública en la Escuela de Gobierno en otoño de 2014 y durante casi cuatro años pude disfrutar de todas las posibles y hermosas rutas que la ciudad de Oxford ofrece para los corredores. Además, participé en algunas de las carreras en diferentes ciudades del Reino Unido y logré finalizar en Manchester mi primera maratón.

Canal de Oxford. Archivo personal.

Entrenar para la maratón me ayudó a lidiar con el invierno, muy duro para mi por la falta de luz más que por el frío. Correr también me dio una mejor perspectiva de qué significa hacer una investigación de doctorado. 

A continuación, les compartiré ocho razones por las cuales considero que la analogía entre entrenar para una maratón (o correr regularmente, en general) y hacer un doctorado ofrece luces acerca de la naturaleza de la investigación doctoral.

  • Resistencia y ritmo. Los proyectos de largo plazo no se logran a partir de pequeños sprints, requieren esfuerzo constante y paciencia. Entrenar tampoco rinde sus frutos cuando usted corre 21 kilómetros un día y luego procastina el resto del mes. Del mismo modo, un doctorado requiere hacer frente a un ritmo en el que se repiten procesos similares una y otra vez. Básicamente, usted requiere un ritmo persistente de lectura, redacción reelaboración y discusión diaria de su investigación con colegas.
  • Autodisciplina e independencia. Tener un coach o entrenador experimentado en deportes o supervisores expertos en un doctorado es clave para mantenerse en la carrera. Pero el progreso depende enteramente de su determinación. Establecer su propio horario y planificar con anticipación es importante para mantenerse enfocado en la meta final. Por ejemplo, establecer una rutina diaria para escribir sus ideas, incluso si solo es por media hora, es un ejercicio muy fructífero que depende enteramente de usted.
  • Mantenerse centrado y equilibrado. La concentración es un rasgo clave en los buenos correderos. De la misma forma, un doctorado requiere que se mantenga centrado en el objetivo final: terminar su tesis. Esto no significa que usted debería rechazar o ignorar otras oportunidades académicas, sociales y culturales. Solo dedicarse al doctorad podría ser una actitud muy contraproducente. Además, tener tiempo para hacer cosas diferentes a su proyecto de investigación es uno de los encantos del PhD. Sin embargo, no pierda de vista lo fundamental: el progreso en su investigación demanda concentración y priorización. Al final, la clave es lograr un buen balance entre el trabajo doctoral y la vida fuera de la academia. 
  • Entrenamiento y mejores prácticas. Su talento puede contribuir a obtener muy buenos resultados, pero entrenar definitivamente lo llevará un paso más allá. Hay muchos métodos diferentes de entrenamiento para una maratón o un doctorado, pero solo seguir sus instintos no es una buena idea. Millones de personas han tomado la misma ruta antes que usted y puede aprender mucho de ellas. Leer textos de “cómo hacerlo”, especialmente las guías basadas en evidencia, es clave para un corredor o un investigador principiante. En el caso de que esté considerando realizar un doctorado puede encontrar recursos, pero yo recominedo puntualmente uno que fue clave para la escritura de mi tesis: “Authoring a PhD: How to Plan, Draft, Write and Finish a Doctoral Thesis or Dissertation” de Patrick Dunleavy.
  • Cometer errores y adaptarse es parte del proceso. Las decisiones sobre qué camino tomar, son en última instancia, su propia responsabilidad. Pero los maratonistas novatos y los estudiantes de doctorado tienden tomar caminos que los desvían de la ruta planeada. Es normal, es parte del aprendizaje. La investigación es un proceso iterativo donde los planes iniciales podrían cambiar en la medida en que usted aprende más acerca del tema o en la medida en que analiza los datos que usted recolecta. Ser capaz de redirigir, recalcular y adaptar su trayectoria es una herramienta crucial en el proceso.
  • Establezca metas claras y alcanzables/logrables. Cuando usted está planeando entrenar para una maratón usted empieza por definir un tiempo deseado de finalización. De la misma forma, uno de las primeras tareas de un estudiante de doctorado consiste en formular una pregunta de investigación pertinente y en diseñar una estrategia adecuada de investigación. Los entrenadores y los supervisores de doctorado son estrictos controlando la claridad y la viabilidad de sus planes. De lo contario, las metas u objetivos podrían no lograrse del todo. Por lo tanto, es importante que usted reconozca sus limitaciones y establezca unos objetivos claros y alcanzables.
  • El apoyo de sus pares y su familia. Entrenar para una maratón y realizar un doctorado tiene altibajos. Incluso si le gusta correr, leer o escribir, el proceso no es una camino de rosas. Dado que estos proyectos de largo plazo implican desafíos físicos y mentales es necesario el apoyo de sus compañeros, amigos y familiares. No puede subestimar la importancia del entorno donde estudia y el rol de los amigos y la familia para mantenerlo a flote. Por ejemplo, interactuar regularmente con sus compañeros puede inspirar nuevas vías de investigación, entretanto, el amor de su familia mantendrá su espíritu en alto cuanto lo necesite.
  • Las maratones y los doctorados no son para todas las personas. Por mucho que me gustó la vida de estudiante de doctorado y que me gusta correr, pienso que no todo el mundo tiene que sentir lo mismo. No todos disfrutan de golpear compulsivamente el piso con el pie miles de veces o sentarse por días para leer y escribri sobre el mismo tema. Incluso para un atleta o investigador experimentado la rutina puede ser difícil. Por lo tanto, si usted intenta hacer un doctorado o correr una maratón, asegúrese de que esto es lo que le apasiona.

Gocé el proceso de empezar a ser un investigador independiente en Oxford tanto como disfruté correr en las calles empedradas, parques, prados y caminos fluviales de la ciudad. Hay una simbiosis entre estas actividades: correr me saca de mi escritorio, me ayuda a reflexionar sobre argumentos e ideas, me relaja, me ayuda a liberar valiosas endorfinas y, luego, cuando regreso me siento preparado para sentarme en mi escritorio y enfrentarme a la pantalla en blanco… esto me recuerda que debería regresar a mi proceso de lectura, escritura y re-escritura, entretanto le envío mis mejores deseos para que usted supere su próxima maratón.


Nota: Una versión previa de artículo fue publicado en inglés en mayo de 2015 en el blog de la Escuela de Gobierno de la U. de Oxford y castellano en septiembre de 2019 en el blog Foro GPP. Agradezco a Sarah M. Muñoz Cadena por su asistencia en la traducción del texto en inglés al castellano.